martes, 8 de agosto de 2017

Factores a tomar en cuenta para un sistema previsional sustentable

Análisis

Factores a tomar en cuenta para un sistema previsional sustentable

Por Eduardo Santin
Master en Seguridad Social

En lo que va del siglo, el Sistema Previsional fue pasando por distintos estamentos, desde los 150 pesos/dólares de haber mínimo en el 2.000, en un universo de 3.500.000 de beneficiarios y un sistema deficitario, a 6.500.000 de jubilados y pensionados y un sistema superavitario.
Hubo una primera etapa de recuperación de los haberes mínimos, hoy a pesar de las sucesivas devaluaciones está en $6.394 (US$355); una segunda de universalización del sistema, la cobertura llegó al 98% de las personas en edad de jubilarse y a pesar de los agoreros, el sistema dejo de dar déficit y juntó US$66.000 millones en el Fondo de Garantía. Debió haber una tercera etapa de recomposición de los haberes mínimos para poder cubrir la canasta alimentaria y de medicación de los adultos mayores, y una última la recomposición de los haberes para llegar al famoso 82% que todos anhelamos.
Sin embargo, hoy se está discutiendo si el sistema es “sustentable”, que se debe aumentar la edad jubilatoria de las mujeres y los hombres, que la movilidad de marzo y septiembre es muy alta y que la “tasa de reemplazo” -la relación entre el haber del activo y el pasivo- es el doble que en la región (donde los regímenes son privados) y eso es “inaceptable”, ya estuvo el FMI el año pasado y ahora el OCDE (los del G-20) haciendo sugerencias.
La Seguridad Social es un mecanismo de distribución de riqueza con la que cuentan los ciudadanos para participar del comportamiento de la economía. La economía no va bien solamente cuando crece, sino cuando le va bien a la gente; por lo tanto, no solo importa que crezca el PBI, sino que cuando crece participemos cada uno de nosotros.
La Seguridad Social no solo está financiada con los aportes que hacemos los trabajadores y las contribuciones que hacen los empleadores, sino con impuestos, como el IVA, ganancias, combustible, cigarrillos y la precoparticipación (que debe ser repuesta después del fallo de la Corte con aportes del tesoro); por lo tanto, todos aportan, todos trabajan, algunos en el mercado formal y otros en el informal y todos tienen derecho a participar de la Seguridad Social.
La mal llamada Reparación Histórica, que dejó afuera a 8,5 jubilados de cada 10, es considerada por la ANSES la causa por la cual van a consumir el Fondo de Garantía y, por lo tanto, la razón por la que el sistema entraría en crisis y justificaría una reforma para garantizar “la sustentabilidad”.
Si analizamos las propuestas, afirman que la gente en edad de jubilarse quiere seguir trabajando, la mayoría, si puede, sigue trabajando porque la jubilación no le alcanza para mantener su nivel de vida. Debería pensarse en un sistema de jubilación anticipada para los que completaron los años de aportes y no alcanzaron la edad, como funciona en los países avanzados, y eliminar las restricciones para que los empleadores no intimen a retirarse a los que quieren continuar.
En la Argentina, con relación a nuestra expectativa de vida, las personas están jubiladas 17 años en promedio, cumple perfectamente con la regla de dos tercios de la vida activa trabajando y un tercio jubilado.
Afirman que la fórmula de movilidad, que es una combinación de los recursos del sistema y de cómo se mueven los salarios, da valores muy altos. Por primera vez , en el 2016, dio debajo de la inflación, porque como esta fórmula hace participar al ciudadano del movimiento de la economía, en etapa recesiva, dio mal; pero quieren que si la economía crece no participen, lo que debería agregarle a la fórmula es un seguro para que el índice nunca pueda ser menor que la inflación del semestre.
Por último, proponen disminuir la relación entre el salario del activo y el pasivo, hoy está entre el 60 y el 70%, en los países con regímenes privados en el 35, como Chile o Perú; nuestro objetivo final es el 82%, por lo tanto hay que pensar cómo se recupera el consumo y el trabajo para inyectar recursos al sistema, como pasó ya con el aumento de 3 millones de beneficiarios.

No hay comentarios:

Publicar un comentario